Mariem Hassan la justicia y Colombia.

mi cancion preferida de Marien Hassan del sello Nube Negra

Supe de la enfermedad de Mariem hace ya tiempo y lo sentí como una injusticia. La enfermedad también esta mal repartida Me la imagine en Badalona visitada por todos los que la admiraban.
Los Saharauis no tienen un rió de 1550 kilómetros, ni 138 clases de colibríes.No tienen micos aulladores ni mono titi, no tienen arboles enormes, ni paramos.
No tienen montones de frutas, flores de mil colores, no tienen serpientes,ni sapos de colores fosforescentes.
Y sin embargo son un pueblo aferrado a un pedazo de desierto resistiendo tercamente en medio de una tenaza brutal entre Marruecos y el olvido del mundo.
Durante años el frente Polisario  combatió en viejos land rovers el plan Marroquí  de cierre de su territorio con un muro de 3 kilómetros y miles de soldados.
El muro contó con asesoría de Israel y apoyo Arabia Saudita. Todo esto mientras los "súbditos" de Hassan desesperados desafiaban el mediterráneo para convertirse en mano de obra barata en Europa.
Muere Mariem Hassan y en Colombia ya tenemos un nuevo traidor nacionalizado; Felipe González.




Foro4Julio-_SanBernardo


El próximo sábado 4 de julio la Corporación Podion junto con la veeduría ecológica del municipio de Arbeláez –VEA- estarán desarrollando el Foro: el agua es la vida no dejemos que se la lleve la petrolera. 
El evento tiene por objetivo sensibilizar e informar a la comunidad frente al proyecto extractivo petrolero COR 33 que se ejecutará en los municipios de Arbeláez, Pandi, Fusagasugá, San Bernando e Icononzo, para la defensa de los territorios.
Lugar: Municipio San Bernardo, polideportivo Juan XXIII
Día y hora: sábado 4 de julio de 2015
Agenda

9:00A.M. – 9:30 A.M. Llegada y registro de participantes
9:30 A.M. - 12:30 A.M. Charla sobre renta petrolera y los impactos sociales y ambientales que se generan.
12:30 M. - 1:30 P.M. Intercambio de experiencias de resistencia y defensa de los territorios (Tasco/Boyacá y Tauramena).
1:30P.M. - 3:00 P.M. Herramientas jurídicas de defensa de los territorios.
Las comunidades invitadas son de Arbeláez, Pandi, Fusagasugá, San Bernando e Icononzo, líderes de Tasco/Boyacá, Tauramena y especialista en hidrocarburos. 

A HIERRO, EL PUEBLO RESISTE.[1]


Tensa situación en el municipio de Tasco a raíz del pretendido reinicio del proyecto de extracción de mineral de hierro conocido con “El Banco” en las veredas de Pedregal, y Soapaga del municipio de Paz del Rio. Con la renovación del título minero 006-85M a favor de la empresa Minas Paz del Rio S.A, filial de la Multinacional Votorantim, la empresa tiene autorización de intervenir más de 18 mil hectáreas en dichas jurisdicciones con la consecuente afectación socioambiental y degradación del tejido social.
El contrato de aporte celebrado entre la empresa Acerías Paz del Rio y la extinguida Empresa Colombiana de Minas, fue suscrito el 4 de febrero de 1985, pese a haber sido firmado el 1 de enero de 1981; con un vigencia de 30 años éste vencía el 1 de enero de 2011 razón por la cual la empresa Acerías Paz del Rio S.A que en el año 2009 fue escindida y todos sus derechos y obligaciones contractuales pasaron a manos de la empresa Minas Paz del Rio S.A, filial de la Multinacional brasileña Votorantim, solicitaron a la Agencia Nacional Minera (ANM) renovación de dicho contrato por un periodo de 20 años, como lo establecía el contrato original.
Con motivo de esto y pese a los pasivos sociales, ambientales y laborales dejados por la empresa hace aproximadamente 15 años y denunciados por la comunidad que, según ellos/as, ascienden a más de 800 millones de pesos de la época; Minas Paz del Rio S.A el día lunes 15 de septiembre de 2014 intentó subir maquinaria para adecuación de vías de acceso que permitiera el correcto inicio del proyecto en mención. La comunidad unida, que ya cuenta con una amplia experiencia en problemáticas generadas por el extractivismo, opuso resistencia e instaló un plantón en la carretera que da acceso al lugar de las obras, manifestando su negativa y alzando voz de protesta por el riego que representa para la preservación del agua, de la flora, de la fauna y la permanencia en el territorio. Así mismo, exigen la reparación de los daños causados hace más de 15 años por actividades de la empresa.
Según el contrato, los municipios que serán afectados de manera directa son Jericó, Sativa Norte, Sativa Sur, Socotá, Tópaga, Nobsa, Paz del Rio, Tasco, Socha, Corrales y Busbanza[2]. El proyecto se pretende realizar a una altura superior a los 2.900 msnm pese a que el Esquema de Ordenamiento Territorial del municipio de Tasco prohíbe la minería por encima de los 2.800 msnm y a que diversos estudios han demostrado los altos riesgos y las graves afectaciones que esto implica.
Adicionalmente y debido a que dicho proyecto está enmarcado en una legislación anterior a la actual[3], el Estudio de Impacto Ambiental (EIA) y posterior aprobación del Plan de Manejo Ambiental (PMA) no pasa por un trámite convencional de Licencia Ambiental como los proyectos actuales, sino que basta con la mera aprobación del PMA cosa que Corpoboyacá -Autoridad ambiental competente- ya aprobó[4], lo que aumenta la preocupación por los potenciales daños a causarse.
Es así como, pese a las múltiples reuniones llevadas a cabo entre la comunidad[5], la administración municipal y la compañía, la posición de los y las tasqueñas es un NO rotundo al reinicio del “Proyecto El Banco” y la exigencia a las autoridades nacionales, departamentales, municipales y a la empresa Minas Paz del Rio S.A para que salden los pasivos ambientales, laborales y sociales dejados en el territorio.



[1] Escrito para la Corporación Podion por Luis Enrique Orduz, Abogado ambientalista e investigador de política minero energética.
[2] Otrosí N° 9 al contrato N° 006-85M, suscrito entre la Agencia Nacional Minera y Minas Paz del Rio S.A, firmado el 27 de diciembre de 2012.
[3] En temas mineros está regido por el Código de Minas, Decreto 2655 de 1988 y en lo que respecta a temas ambientales por el Decreto 1220 de 2005, modificado por el Decreto 500 de 2006.
[4] Resolución 0901 de 2006 del 15 de octubre de 2006.
[5] El Espectador, “La mina de la discordia” http://www.elespectador.com/noticias/medio-ambiente/mina-de-discordia-boyaca-articulo-522409 revisado el 20 de octubre de 2014.

Sobre Bloqueo en el puente rio blanco Velez Santander


Audio Campesinos de la región de Velez en Santander bloquean el puente sobre el rio Blanco para impedir el paso de maquinaria pesada con destino a la mina de Carbón que acabara con el trabajo de una generación.  

LA DRUMMOND: UNA SANCIÓN INSUFICIENTE


LA DRUMMOND: UNA SANCIÓN INSUFICIENTE

Por: Rafael Colmenares – Miembro de Unión Libre Ambiental.

La multa aplicada a la Drummond por las autoridades ambientales ha desatado una amplia polémica en uno de cuyos extremos se ubican quienes ven, en la que sin duda es la más cuantiosa sanción pecuniaria aplicada en el país por un daño ambiental, un cambio de actitud del Estado frente a los estragos causados por los desmanes de la empresa que, de manera más cínica y despectiva de los derechos humanos y el ambiente ejerce su actividad en Colombia.

La Drummond sería la “oveja negra” pues otras empresas si realizarían su actividad de manera responsable[1] y el Gobierno habría iniciado un viraje hacia el cumplimiento de la Ley. El asunto es realmente mucho más complicado y lo que aparece como una actuación drástica de la Ministra Sarmiento y la Directora de la ANLA no necesariamente hará carrera, al tiempo que se ocultan riesgos consustanciales a la actividad minera y debilidades estructurales del Estado Colombiano. Así, analistas como Guillermo Rudas[2] y Salomón Kalmanovitz son mucho menos optimistas sobre el supuesto viraje y piden decisiones más radicales ante los atropellos de la empresa norteamericana.

LAS TROPELÍAS DE LA DRUMMOND

Hay que señalar en primer lugar que por la forma de actuar y las reiteradas tropelías de la Drummond es relativamente fácil justificar una sanción como la impuesta. Algunos de sus  antecedentes son los siguientes:

  • Cuarenta y tres personas murieron entre 2006 y 2009, atropelladas por el tren que conduce el carbón extraído de la concesión de “La Loma”, en el Departamento del Cesar, hasta el puerto ubicado en las inmediaciones de Ciénaga.

  • Mediante Tutela T-154 de 2013, la Corte Constitucional ordenó proteger los derechos de un ciudadano residente en inmediaciones de la mina en el Departamento del Cesar, cuya familia estaba siendo gravemente afectada por las emisiones de polvo de carbón y el ruido y conminó a la transnacional para que en el plazo de tres meses instalara maquinaria y equipos de última generación a fin de aminorar los impactos. Este es solo un caso entre los múltiples de afectación a la población, atormentada por el ruido y las enfermedades respiratorias.
  • Las relaciones de la Drummond con Sintramienergética son tensas lo que llevó a esta última a realizar una huelga de 53 días el año pasado. La intransigencia de la empresa ameritó un fuerte pronunciamiento del Vicepresidente de la República, Angelino Garzón, quien además de exigirle el diálogo con los trabajadores, la conminó a rechazar las amenazas del grupo paramilitar los Rastrojos contra miembros de la organización sindical. Por otra parte, tres sindicalistas fueron asesinados en el 2004, sin que hasta el momento se hayan podido esclarecer totalmente los hechos pero se encuentra condenado por los mismos el administrador de las cafeterías de la empresa.
  • El contrato con la Drummond es particularmente leonino. Las regalías no se pagan por la cantidad de carbón extraído, a “boca de mina”, sino por la cantidad embarcada, la cual es menor por las pérdidas que ocurren durante la operación de transporte y cargue. Los costos presuntivos son determinados por la empresa; el costo del transporte lo asume el Estado colombiano a precios que la Contraloría General de la República ha encontrado excesivamente costosos y que son fijados unilateralmente por Drummond; las regalías se pagan en amplios plazos que no rigen para otras caboneras, estos entre otros privilegios que le han sido otorgados.
  • No obstante lo anterior, la empresa ha presentado más de 30 demandas contra el país y logró que la Cámara de Comercio Internacional de Paris condenara a Colombia a pagarle 60.000 millones de pesos por incumplimientos de Ferrovías, los cuales fueron cancelados el 28 de Diciembre de 2012, unos quince días antes del derrame de carbón que destapó su larga cadena de abusos[3]. La cifra es casi diez veces mayor  que la multa que ahora se le impone!!!

PUEDO PAGAR, LUEGO CONTAMINO.

La aplicación de la multa no implica la reparación del daño causado que incluye restaurar las condiciones del medio ambiente afectado, en este caso los “fondos blandos”  de enorme importancia en la dinámica de la fauna marina. En este aspecto la Resolución 1309 de 18 de Diciembre de 2013, que impuso la sanción, se limita a ordenar a la Drummond el retiro del carbón derramado siguiendo las pautas que establecerá la ANLA en los respectivos términos de referencia. Salta a la vista que debería exigirse la contratación de una entidad experta en este tipo de labores y exigir al autor del daño que cubra los costos de toda la operación, compleja y riesgosa por cierto, y no dejar el asunto a quien tanto desprecio ha demostrado por el medio ambiente.

En cuanto al trabajo comunitario al que también fue condenada la Drummond, no parece ser el mejor aporte para las acciones que en desarrollo del mismo se realizan en  la zona, teniendo en cuenta el pésimo desempeño de la transnacional en materia ambiental.

Por otra parte la Superintendencia de Puertos le aplicó una multa de $1.540 millones por el embarque irregular de carbón en barcazas durante cinco días, lo cual según el economista Guillermo Rudas puede conllevar otra sanción de la ANLA por diez veces ese valor pero esta no se ha pronunciado[4]

El régimen sancionatorio ambiental, actualmente establecido en la Ley 1333 de 2009, se queda corto frente a daños como el ocasionado. De hecho,  el Registro Único de Infractores Ambientales, ordenado  por la Ley dejó de actualizarse en el 2012 y no todas las autoridades ambientales han aportado sus datos. Llama la atención que de 2.859 sanciones registradas solo 82 se refieran a minería, teniendo en cuenta el cúmulo de conflictos que genera esta actividad.  

Con sanciones tan exiguas frente a daños ambientales como el causado por la Drummond   y en relación con las enormes ganancias que deja el negocio[5], el principio “el que contamina paga” se transforma en su contrario: “puedo pagar, luego contamino”.

¿ES POSIBLE UNA MINERÍA SIN IMPACTO AMBIENTAL?

La forma como se viene presentando el  caso Drummond sugiere que habría una minería responsable, capaz de mitigar y compensar el daño ambiental, y que estamos ante la excepción, es decir ante una empresa minera particularmente dañina.

Lo cierto es que la minería y especialmente la que se ejerce en gran escala y a cielo abierto conlleva daños ambientales y sociales inevitables. El Observatorio de Conflictos Mineros de America Latina – OCMAL- reporta 198 conflictos con 297 comunidades afectadas. Colombia con 12 conflictos reportados ocupa el sexto lugar luego de Perú, Argentina, México, Chile y Brasil, en su orden.

En cuanto a las tecnologías utilizadas, el Geólogo Julio Fierro, coautor del documento “Implicaciones ambientales y sociales de la minería en Colombia”[6] no deja dudas cuando afirma: “Los gremios mineros niegan que sean ciertas e inevitables la irreversibilidad o la perpetuidad de los impactos mineros en lo relacionado con la acidificación de rocas con altos contenidos de sulfuros y la consiguiente liberación al ambiente de metales pesados y de otras especies químicas tóxicas. Esta tesis contradice leyes químicas que por supuesto se cumplen en la práctica. Para aludir únicamente a revistas indexadas de las más altas calificaciones científicas, me remito a Science, en su edición de enero de 2010; a Elements, en su edición Mine Wastes de diciembre de 2011, y a Anales de la Academia de Ciencia de Nueva York de febrero de 2011, entre otros”[7].

En cuanto a los impactos sociales tampoco dejan dudas las experiencias en diferentes partes del mundo y en particular de América Latina, donde los emprendimientos mineros han conducido a cambios abruptos en los usos del suelo, desplazamiento de comunidades, violencia y muerte, empobrecimiento, prostitución y otras secuelas. Baste mirar al Departamento del César, donde opera la Drummond: el otrora emporio agrícola y ganadero ha sido reemplazado por eriales.

ABANDONAR EL SENDERO EXTRACTIVISTA


Los dos gobiernos de Uribe y el de su ex – ministro de Defensa, Juan M. Santos, apostaron por la minería en un sendero que había comenzado a abrir Pastrana, en cuyo mandato se expidió el primer Código Minero de la nueva era extractista. Esta decisión no fue consultada con el pueblo colombiano, al cual ahora se le niega el derecho a prohibir la minería aduciendo que el subsuelo es de la nación y de esta manera se pretenden desconocer las consultas populares de Piedras y Tauramena. La adecuación de la legislación a los intereses de las transnacionales mineras ha ido tan lejos que su actividad fue declarada de interés público y social, rango que ni siquiera tiene la producción de alimentos. De ahí en adelante todo se les ha facilitado. Por ello el caso de la Drummond, a pesar del cinismo que la caracteriza,  no puede considerarse una excepción. Forma parte de la destrucción que deja a su paso la locomotora minera, que si no paramos nos dejará sin territorio y sin ecosistemas con base en los cuales pudiéramos construir una nueva sociedad basada en un nuevo sistema de producción ambientalmente adecuado.    

Ahora bien, el caso de la Drummond puede servir para profundizar la oposición a la mencionada locomotora que ya comienza a ser averiada con la resistencia a La Colosa, la defensa de Santurbán, la oposición a la cementera en Villa de Leyva y Gachantivá, la derrota del proyecto de desviación del río Ranchería, en la Guajira, o la alerta contra la explotación de carbón y gas en Tinjacá.

Siendo los desmanes de la Drummond tan rampantes la sanción debería haber sido la cancelación de la licencia ambiental y el cierre de sus actividades. Esto todavía podría hacerse si se avanza en la investigación sobre los daños causados. De revertir al Estado la concesión podría iniciarse una transición hacia el abandono del modelo extractivista,  constituyendo una empresa pública colombiana que continuara sacando el carbón en forma segura, y limitada[8]. Las ganancias de tal actividad se podrían dedicar a la recuperación de la vocación agrícola y pecuaria del Departamento del Cesar y en general de la región costera al oriente del río Magdalena, con nuevos sistemas productivos agroecológicos y la redistribución democrática de la tierra. En un segundo momento se abandonaría para siempre la minería del carbón aún antes del agotamiento de los yacimientos. Para ello necesitaríamos desde luego  una  transformación política profunda y, desde luego, un cambio en la orientación del modelo económico pues hoy en día los ingresos del Estado colombiano dependen en una cuarta parte de la gran minería y la explotación de hidrocarburos.

Finalmente el caso pone de presente una vez más la urgencia de llevar adelante la Iniciativa de Moratoria Minera uno de cuyos doce puntos pide precisamente que: “Se excluyan de cualquier actividad minera los ecosistemas estratégicos, terrestres y marinos, especialmente los esenciales para el ciclo del agua, la soberanía alimentaria, los territorios de comunidades étnicas, las áreas protegidas, los perímetros urbanos y los suelos de protección y expansión urbana”[9].




[1] Véase al respecto el artículo de María Elvira Samper, “Drummond, la oveja negra”, en El Espectador, 11-01-2014
[2] Véase “Inversión extranjera, minería y desarrollo local en Colombia” en www.razonpublica.com , 20 de Enero de 2014.
[3] Véase, “Drummond: un desastre ambiental, económico y social” por Alvaro Pardo en www.razonpublica.com , 18 de Febrero de 2013.
[4] Véase, “Inversión extranjera, minería y desarrollo local en Colombia”, por Guillermo Rudas en www.razonpublica.com, 20-01-2014.
[5] Las exportaciones diarias de la Drummond tienen un valor de once mil millones de pesos.
[6] Este documento forma parte del libro de la Contraloría General de la República denominado: “Minería en Colombia: fundamentos para superar el modelo extractivista”, Bogotá, 2013.
[7] Véase, “Megaminería y daños ambientales: deuda a perpetuidad” en www.razonpublica.com , 7 de Julio de 2013.
[8] La reversión de la concesión, que vence en 2019 y la constitución de una empresa mixta es propuesta por Salomón Kalmanovitz en el artículo antes citada. Guillermo Rudas propone una empresa pública.

Peter, Paul and Mary cantando el dia del discurso I Have a Dream

Después de mas 50 años de el famoso discurso I Have a dream de Martin Luther King pronunciado el 28 de agosto de 1963 en Washington en la manifestación por los derechos civiles ese día las personas allí reunidas pudieron escuchar If I Had A Hammer cantado por Peter, Paul and Mary Mi camino hasta esta canción, paso por Chile de ahí me llego en la voz de Víctor Jara y luego en España. ""reconocí" la canción en su voz original Pete Seeger. Todavía me emociono cuando oigo a Víctor Jara, esta es la versión que tengo.

Los andariegos en Colombia.

Todavía hoy miles de campesinos  viajan persiguiendo las cosechas de algodón, café o arroz por todo el país. 

Algunos sin tierra o  con pequeñas parcelas quebrados y lanzados al rebusque.
A veces viajan solos y sin plata

Martina Camargo la Petronita Olivares.


La pobreza es un borrón que a todo el mundo oscurece.
El pobre auncuando sea noble no lo ven como merece.
para contacto con Martina
https://www.facebook.com/martina.camargo

MARTINA CAMARGO por Claudia Marina Mejía.
Version en français ensuite
.
Martina Camargo es una de las cantaoras más reconocidas y de mayor trayectoria del Caribe colombiano, heredera de una rica tradición musical.
Las cantaoras son mujeres mayores que se han nutrido, desde la infancia, de la cultura musical propia de sus regiones gracias a la transmisión oral . La voz de Martina, como la de muchas otras mujeres, es un aporte valioso en la conservación y transformación de dichas culturas.
San Martín de Loba, tierra que vio nacer a Martina, ha sido su escenario natural. Allí fue descubierta, y expuesta al mundo en varias producciones discográficas, entre ellas,“Alé Kumá”, junto a un colectivo de cantaoras de las Costas Atlántica y Pacífica colombianas, y “Martina Camargo Aires de San Martín”, con repertorios recopilados o compuestos por su padre Cayetano Camargo, destacado músico y profundo conocedor de la tradición lobana, que sembró en ella el amor por la tierra y por el canto.
Su pueblo natal está ubicado en el sur del departamento de Bolívar, y junto con Hatillo de Loba y Barranco Loba conforman la denominada isla de Mompós, demarcada por el Brazo de Loba del río Magdalena y el Brazo de Mompós.
En esta región tuvieron encuentro las culturas indígenas chimila y malibú con las negras procedentes de África que llegaron como esclavos, dando como resultado una práctica de música y danza denominada “baile cantao”, cuya mayor expresión es “La Tambora”.
En San Martín de Loba está tradición se ha mantenido gracias a la unión entre Novena de Navidad y las Tamboras Decembrinas, que del 16 al 24 de diciembre acompaña las novenas y las misas de gallo de las diferentes “cuadras” que las organizan. De la misma manera, la Tambora está presente en la noche de guardar Santo, donde la gente se reúne para celebrar la fiesta venidera.
En la Tambora se interpretan diferentes ritmos, entre ellos la Tambora Golpiá o Tambora-tambora; la Tambora Alegre también denominada Tambora Corrida; la Tambora Paseo y la Tambora Redoblá. Voz femenina líder, coros, palmas, tambor currrulao y tambora es el formato tradicional de dicha expresión musical. En el aire de bullerengue se prescinde de la tambora, pero se integran las semillas, el llamador y el alegre.
La voz de Martina viaja, inunda los espacios y logra dar a conocer la realidad de pueblos olvidados. Es ahí donde radica su valor, su fuerza y su capacidad de trascender.
Algunas de las canciones que han cobrado vida en su voz son: Una Canción en el Magdalena, cumbia sentá con textos de Nicolás Guillén y música de Leonardo Gómez; Las Olas de la Mar, tambora golpiá de su padre Cayetano; Volá Pajarito, guacherna tradicional con versos adicionales de su padre; Calabazo, berroche tradicional del Brazo de Loba.
Textos consultados:
· “Tambora de Loba Música Tradicional Momposina” por Guillermo Carbó Ronderos en Escritos Musicales.
· “Cantaoras del Caribe Colombiano” artículo de Rafael Bassi Labarrera, publicado en el Heraldo de Barranquilla, Colombia.
· Voces de Alé Kumá. Mi papá me dijo una vez: "Martina, nunca dejes de cantar" artículo de David Lara Ramos, publicado en el Universal, junio 8 de 2003, Cartagena, Colombia.
· Texto de presentación del disco “Alé Kuma Cantaoras”, por Freddy Henríquez y Leonardo Gómez.

Version en Frances
Martina Camargo est une des “Cantaoras” (Chanteuses traditionnelles) les plus reconnues sur la côte caraïbe colombienne. Elle est héritière d'une riche tradition musicale.

Les “Cantaoras” sont des femmes mûres qui, depuis l'enfance, se sont imprégnées de la culture musicale de leurs régions grâce à la transmission orale. La voix des “Cantaoras” joue un rôle très important dans la conservation et la transformation de leurs cultures.

San Martin de Loba, le village natal de Martina Camargo, a toujours été sa scène naturelle. C'est là qu'elle a été découverte et que sa voix s'est ouverte au monde grâce à quelques productions discographiques parmi lesquelles nous pouvons citer “Alé Kumà”, avec un collectif de “Cantaoras” de la côte atlantique et pacifique et, “Martina Camargo, Aires de San Martin”, disque qui offre un large répertoire de compositions et de reprises de son père, Cayetano Camargo, musicien exemplaire et grand connaisseur de la tradition Lobana qui a transmis à Martina l'amour pour la terre et le chant.

Le village natal de Martina est situé au sud du département de Bolivar (Colombie). Avec Hatillo de Loba et Barranco de Loba, San Martin de Loba fait partie de L'île de Mompos. Celle-ci est délimitée par la bifurcation du fleuve Magdalena (bras de Loba et bras de Mompos).

Dans cette région, les cultures indigènes Chimila et Malibu se sont rencontrées avec celles provenant d'Afrique soumises à l'esclavage. Cette rencontre a fait naître une nouvelle pratique musicale et de danse appelée “Baile Cantao” (danse chantée) dont l'expression par excellence est “La Tambora”. A San Martin de Loba, cette tradition perdure en raison de l'union entre les fêtes religieuses chrétiennes, neuf jours avant la naissance de Jésus, et les “Tamboras” de décembre qui ont lieu entre le 16 et le 24 et qui accompagent les messes du Coq dans chaque rue du village. “La Tambora” est aussi présente pendant “la nuit de veille du Saint” où les gens se réunissent afin de célébrer une fête à venir.

“La Tambora” comprend plusieurs rythmes parmi lequelles nous pouvons apprécier “La Tambora golpià”, “La Tambora Alegre ou Tambora Corrida”, “la Tambora Paseo et “la Tambora redoblà”. La voix féminine, les choeurs, les claquements de mains, le tambour Currulao et la Tambora sont les instruments traditionnels de cette expression musicale.

La voix de Martina Camargo voyage, arpente les espaces et réuissit à faire connaître la réalité de villages oubliés. Ce sont donc ses qualités musicales et culturelles qui lui donnent beaucoup de valeur, de force et la capacité à être transcendente.
Voici quelques chansons qui ont été connues grâce à sa voix: Una Canción en el Magdalena, Une Chanson dans le fleuve Magdalena, Cumbia sentá avec les paroles de Nicolás Guillén et la musique de Leonardo Gómez; Las Olas de la Mar, Les Vagues de la Mer, Tambora Golpiá de son père Cayetano; Volá Pajarito, Envol-toi petit oiseau, Guacherna traditionnelle avec des vers de son père; Calabazo, Calebasse, Berroche traditionnel du Bras de Loba.
Textes étudiés:
· “Tambora de Loba, Música Tradicional Momposina”, Guillermo Carbó Ronderos, écrits musicaux.
· “Cantaoras del Caribe Colombiano” article de Rafael Bassi Labarrera, publié Dans le Heraldo de Barranquilla, Colombie.
· Voces de Alé Kumá. Mi papá me dijo una vez: "Martina, nunca dejes de cantar" article de David Lara Ramos, publié dans le Universal, le 8 juin 2003, Cartagena, Colombie.
· Texte de présentation du disque “Alé Kuma Cantaoras”, Freddy Henríquez et Leonardo Gómez.

Texte traduit par Santiago Torres 2009.

Naomi Klein: Adictos al riesgo


¿Por qué tomamos riesgos irracionales con algo tan valioso? La vida es demasiado valiosa para arriesgarla a cambio de una ganancia. ¿Codicia o arrogancia? La codicia y la arrogancia siempre están relacionadas con la negligencia. Recomendado para pensar en el Parque Nacional Natural Tayrona, El páramo de San Turban o en el carbón o el Coltan